martes, 11 de octubre de 2016

OPORTUNIDADES EN LA ECONOMÍA 3.0 CON EL SOCIAL MARKETING

Oportunidades  en la economía 3.0 con el social marketing

Por Aquiles Julián





La eclosión de la economía 3.0, la economía colaborativa, abre múltiples oportunidades para que las personas produzcan, creen, compartan y prosperen en el siglo 21.

La sharing economy o economía colaborativa, la economía 3.0, es un modo de consumo alternativo potenciado por la Internet y las nuevas tecnologías, en particular las tablets y los smartphones.
La economía y la sociedad 3.0 pueden abordarse de dos maneras: como paliativo o como oportunidad real de prosperar.

La economía 3.0 como paliativo

Compartir un vehículo, hacer trueques e intercambios, rentar un cuarto o un asiento en el comedor son maneras válidas de acopiar algunos pesos adicionales a la maltrecha economía familiar.
Pero no pasa de ser un paliativo.

Es un recurso remediativo a una situación transitoria de falta de ingresos o de ingresos insuficientes.

¿Válido? Claro que sí. Todo lo que mejore, alivie y aporte al ingreso personal y familiar siempre es, no sólo válido, sino también bienvenido.

Pero no resuelve el problema a largo plazo: la suficiencia e independencia financiera, aunque a corto plazo nos saque de aprietos.

Donde la economía colaborativa y sus principios rectores de intercambio entre iguales toma carácter y dimensiones útiles, es cuando se combina con las redes de distribución y consumo que prefiguraron y anticiparon esta tendencia de la economía.

¿Por qué el social marketing conviene?

El social marketing es la dimensión actual de lo que inicialmente se llamó distribución en red.

Es un modelo en que individuos independientes se relacionan y respaldan en una compañía suplidora para crear un flujo de productos y servicios hacia los mercados naturales de esos individuos (parientes, amigos, vecinos, conocidos y relacionados), y derivan beneficio de brindar un servicio de distribución autorizada que aporta a los consumidores varias ventajas en comparación a los canales ordinarios de distribución.

Al combinarse la distribución en red con la economía 3.0 o economía colaborativa, ambos se potencian y dan origen a un modelo superior de acción productiva: el social marketing.

Este modelo combina lo mejor de la economía 3.0 con lo mejor de la distribución en red, ya que permite y premia la transferencia de conocimientos, experiencias y mentoría.

La más importante de sus ventajas es que nos permite trascender la solución paliativa para crear una solución consistente y lucrativa al esfuerzo personal de servir a los demás, entrenar a los demás, compartir conocimientos y experiencias, respaldar a nuevos emprendedores y construir una red de distribución de bienes y servicios eficiente.

¿Puede el social marketing encajar en la economía colaborativa?

De alguna manera la distribución en red prefiguró el actual modelo económico. De hecho, fue la distribución en red la que primero que nadie más creó al prosumidor, a la persona que produce ingresos con su consumo personal.

Además, ejerce dos de las maneras en que opera la economía colaborativa o economía 3.0: el consumo colaborativo y el conocimiento abierto.

Si, por igual, revisamos la lista de beneficios que aparece en el artículo: “¿Qué es la economía colaborativa y cuáles son sus beneficios?”, Pág. 17, vemos que aplica a los cinco principales beneficios:

1.    Ahorro
2.    Desarrollo sostenible
3.    Gestión de recursos
4.    Mayor oferta
5.    Beneficio medioambiental

Y en cada una de esas áreas el social marketing ofrece beneficios sólidos, cuantificables, significativos, diferenciales y dignos de encomio, mejorando las vidas, la salud, la economía y el entorno de las familias y personas usuarias, así como de la comunidad y el ecosistema.

El social marketing se apalanca en los tres sistemas de consumo colaborativo

Es igualmente importante apuntalar que el social marketing se apalanca en los tres sistemas de consumo colaborativo que Sergio Villaveces enumera en su artículo  “Los 3 sistemas de consumo colaborativo”, en la Pág. 52

Así el social marketing es, simultáneamente, un sistema basado en el producto, un sistema basado en la distribución y un sistema basado en un estilo de vida colaborativo, con sus peculiaridades distintivas.

Y su mayor fuerza proviene de un elemento crucial en la economía 3.0: funcionar en redes.
Las redes sociales, el teléfono inteligente, las tablets, las App y otras innovaciones simplemente han potenciado la relación entre iguales, los contactos y el mayor alcance del modelo de redes sociales de distribución que inició en los años ´50 del siglo pasado.

Aquellos pioneros incursionaron en un mundo desconocido. Fueron visionarios. Lo que ellos anticiparon hoy lo vivimos: la sociedad interconectada, colaborativa, interrelacionada: la sociedad 3.0

Para esta sociedad el modelo del social marketing es una vía expedita a la prosperidad basada en el servicio al prójimo, en la colaboración.


“No he venido a ser servido, sino a servir”

En este contexto las palabras de Jesús son por igual contundentes.

“No he venido a ser servido, sino a servir”. La sociedad 3.0 es una sociedad del servicio al prójimo, del compartir, del colaborar, del agregar valor.

Como en toda economía hay intercambio de valor entre personas, pero está fundada es una relación entre individuos, y en el social marketing sobre todo en servir a nuestro mercado natural: parientes, amigos, vecinos, conocidos y relacionados.

Que la persona que presta el servicio o suple el producto obtenga un beneficio es lógico y razonable. La misma Biblia señala que: “El jornalero es digno de su salario”. Pero primero que el beneficio, está el servicio.

De hecho, el beneficio es la consecuencia del servicio, no la razón del mismo.

Las 7 áreas de beneficio del social marketing

¿Qué reciben las personas del social marketing en la economía colaborativa?  Hay 7 beneficios súper útiles y deseables, que merecen destacarse:

1.    Ahorro de más de un 50%
2.    Eliminación de químicos tóxicos y agresivos
3.    Mejora en la nutrición y la salud
4.    Reducción de desperdicios y basura
5.    Protección del medio ambiente: flora, fauna, aire, aguas y tierra.
6.    La generación de ingresos en un Plan B sostenible fundado en el consumo cautivo
7.    La creación de un activo.
8.     
Cada uno de esos 7 beneficios por sí mismo es lo suficientemente atractivo como para motivar a una persona a desarrollar una economía 3.0 alrededor del social marketing.

Pero que todos se reciban simultáneamente, junto a muchos otros beneficios distintivos de esta modalidad de negocio, es sumamente motivante.

Estamos viviendo tiempos extraordinarios, porque asistimos a la transición de un modelo económico, la economía industrial 2.0 basada en los combustibles fósiles, o segunda revolución industrial, a la economía 3.0, la tercera revolución industrial,  basada en energías alternativas, en la Internet de las cosas, y las comunidades conectadas mediante las redes sociales y los teléfonos inteligentes.

Es la sociedad del prosumidor, de las redes, del intercambio entre iguales, de la colaboración y del social marketing.


Démosle la bienvenida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario